Poseídos

He visto personas empantanadas en en el dolor: pobre de mí apoyado en el físico, el emocional o el mental.
Hasta llegar al nivel de convertir ese dolor en sufrimiento.
Torturándose con emociones y pensamientos…
Sin ver que están poseídos de esa miseria…
Y como si disfrutaran de esa sensación de carencia.
Reafirmando la posesión con esas conductas.
Vaciándose de cualquier otra conducta…

He visto semillas estelares colocadas ahí.
Poseídas… poseídas por el ego de la tercera dimensión.

Dicen por ahí que Dios se mueve de maneras misteriosas…
El ego también.
El problema es cuando confundimos las cosas (situación muy fácil en este mundo tridimensional ilusorio) y le asignamos al ego el rol de dios…. Un dios con minúscula, por supuesto.
El dios que nos guía y nos domina.
El dios ante el cual nos arrodillamos.
Un dios que condena y castiga.
Un dios al cual veneramos por encima de todas las cosas.

En mi cosmovisión no existe ese dios… ni ese Dios.
En mi forma de experimentar somos absolutamente responsables y no existe algo o alguien que nos observe, nos guíe, nos juzgue y nos castigue. Con lo cual no existe nada ni nadie a quien venerar. Ni nada ni nadie a quien culpar.

Pero bueno…

La idea de un ego (como la de un dios) es bastante conveniente dado que nos da la comodidad de no hacernos responsables de nosotros mismos. Otra vana ilusión de esta realidad… Otra comodidad que nos estanca.

Ok, si, mezclé todos los escalones juntos.
Vamos a dividir para analizar.

Imaginemos una escalera con diferentes escalones.
A cada uno de esos escalones podemos asignarles una parte de la conciencia YO.

físico (físico y etérico)
emocional
mental
espiritual
dios
Dios
UNO

La escalera la podemos apoyar en diferentes dimensiones. Según sea la dimensión en la cual se apoye será la configuración de la conciencia que adquiramos dado que los vehículos de manifestación serán diferentes.
En el ejemplo anterior apoyé la escalera en la tercera dimensión de conciencia.

Como habrás notado, la conciencia es multidimensional… es decir tiene varios escalones.
Pero también puede focalizarse en alguno de esos puntos.
Donde focalizas tu conciencia tenés tu experiencia.

El estado actual de la humanidad es consecuencia de apoyar la escalera en el mundo tridimensional y focalizar la conciencia en el mundo físico, modo superviviencia.

En esa configuración, la vida se experimenta como estando en constante peligro y con la necesidad de defenderse de cualquier posible ataque (pérdida o sustracción de los elementos que satisfacen las necesidades básicas).

La carencia es tan profunda que el mecanismo de defensa se transforma en el modo de experimentar la realidad.

La carencia no es real. Es ilusoria.
El mecanismo de defensa tampoco es real, pero es poderoso.
Y lo más peligroso de esta configuración es que el mecanismo de defensa refuerza la sensación de carencia.

Cada uno de los que experimentan esta configuración (gran parte de la humanidad) emiten una FORMA DE PENSAMIENTO que alimenta el CAMPO energético que rodea esta realidad creando una ENTIDAD VIVA que se alimenta con formas de pensamiento de la misma fuerza, no importa a que cultura, región, raza o religión pertenezca.

Esa forma de pensamiento (se llama EGREGOR) empuja la experimentación de formas de pensamiento de ese nivel porque DE ALGO TIENE QUE ALIMENTARSE.

No me estoy refiriendo a los reptiles… aunque funcionan con el mismo concepto pero alimentándose de la energía MIEDO.

La EGREGOR y los REPTILES trabajan en conjunto.
La egregor se alimenta de la energía de repetición de los patrones de carencia.
Los reptiles se alimentan del miedo que genera en los humanos ese patrón.
La egregor se alimenta de la acción. Dado que la acción pone en movimiento energía, como si fuera una maquinaria de producción de energía natural.
Los reptiles de la emoción.

Cuando se activa en el humano el patrón (convengamos que no es la carencia el único patrón que actúa de esta manera), éste POSEE el discernimiento del humano y lo somete al mecanismo de repetición de la conducta.
POSESIÓN …
Así se conoce comunmente.
Pero no es la posesión de una entidad que proviene de afuera, sino la posesión de una entidad que proviene de adentro de uno mismo… EGO.

Cuando estamos poseídos por el ego nuestro sistema energético se debilita y estamos expuestos a posesiones de entidades no físicas del mismo nivel de vibración que nuestra posesión primaria. Sumale que esa posesión genera emociones de miedo permanente que también alimentan a la entidad reptil.
Y ¡BINGO!

¿Cómo salimos de ahí?
Es difícil porque ya estamos tan poseídos que no podemos ni siquiera ver en donde estamos metidos.
Es poco probable salir de ahí sin ayuda. Y cualquier ayuda que se nos acerque será rechazada por los poseedores del vehículo, así que lo mejor es hacer el esfuerzo para no entrar ahí.
Si ya estás ahí… lo lamento… Vas a tener que usar tu voluntad.
Yo me confieso total y absolutamente ignorante en facilitar cualquier tipo de ayuda.
Cuando llegan al nivel que entregaron su poder… desaparecen del nivel en el cual llego a verlos.
Cuando se hacen invisibles a sí mismos, se hacen invisibles a todo lo que puedo ver.
Pero se qué hay entidades encarnadas con fundamento en columna derecha que tal vez puedan apoyar el proceso de liberación de la posesión.

¿Cómo nos protegemos?
Es fácil.
Focalizando más arriba, mas arriba, mas arriba. Y sacando la escalera de la experiencia física. Esto no quiere decir que la escalera no esté ahí. Solo quiere decir que el YO no está ahí, aunque su experiencia pueda estar ocurriendo ahí.
Sosteniendo permanentemente en nuestra conciencia quienes somos y lo que hemos venido a hacer.
Haciéndonos cargo de nuestro poder siempre…
Porque cuando lo entregamos, vaciamos nuestro vehículo de la energía que lo posee.

¡¡¡ QUE LA FUERZA TE ACOMPAÑE SIEMPRE !!!

1 Comentario en Poseídos

  1. Me cayo como anillo al dedo!….Gracias Clau!… como siempre…oportunisima!!!!!. Besos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*